Recicla tus cosméticos

Hoy os quería dar algunos trucos para poder reciclar o aprovechar aquellos productos que se han deteriorado o que habéis comprado por error y no utilizáis.

Tienes una base muy oscura para tu tono de piel y no sabes qué hacer con ella. Pues bien, puedes mezclarla con crema hidratante y usarla como maquillaje corporal, va muy bien cuando queremos lucir piernas y aún no estamos bronceadas o puedes usarla para corregir una base de maquillaje demasiado clara.

Tienes un bronceador o shimmer líquido o en polvo demasiado brillante u oscuro para tu gusto, pues puedes mezclarlo con tu hidratante para conseguir un tono ligeramente dorado y natural.

 

Cuando viajamos o transportamos en el bolso nuestras sombras y polvos corremos el riesgo de que sufran un golpe y se rompan, pues chicas yo lo que hago para poder volverlos a utilizar y que no se me vayan saliendo del envase o cajita es lo siguiente: con una espátula distribuimos bien el polvo agrupándolo, añadimos una gotita de alcohol y poniendo un film por encima pasamos la espátula formando una pasta homogénea, dejamos secar al aire y… ¡Voilà! en unas horas el producto se habrá vuelto compacto de nuevo.

Alargar la vida de una máscara de pestañas es fácil: añade una gota de solución salina (de venta en farmacias) en el cepillo aplicador y remueve bien, así has conseguido que tu máscara dure más tiempo, puedes ir añadiendo unas gotitas hasta que se acabe completamente, entonces  puedes utilizar el cepillo para peinar las cejas. ¡Normalmente las máscaras se secan antes de que hayamos consumido la mitad! Asi que, espero que os parezca útil este consejo.

Otro consejo práctico es llevar para retoques en el bolso los productos que ya están más gastados y dejar los nuevos en casa, o usar labiales como colorete y sombra o productos multiusos que ahorran espacio y economizan.

Para los esmaltes de uñas es importante limpiar bien los bordes con quitaesmalte después de usarlos y añadir una capa fina de vaselina alrededor, para que la próxima vez podamos abrirlo con facilidad. También podemos añadir una gotita de quitaesmalte en el pincel cuando veamos que se vuelve muy espeso, removemos bien y vuelve a ser fluido.

Y siempre ten cuidado de cerrar los botes y tapas, limpiar los bordes y el exceso de producto que quede acumulado, tener siempre las manos limpias o usar espátulas, y también cuidar y limpiar las brochas que acumulan bacterias y pueden hacer que se deterioren los productos.

Es también muy importante mantenerlos alejados de la humedad y de las temperaturas excesivas, así que es mejor no guardar los productos en el baño.

Bueno chicas, espero que con estos truquillos podáis aprovechar al máximo vuestros productos y si tenéis alguna duda podéis escribirme mediante el formulario de la página, o dejar comentarios y encantada os las resolveré.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *